GÜIRI GÜIRI

UN LIBRO SIN TÍTULO
Rolando Costa

Soñé que hojeaba un poemario escrito por Neruda con algunos poemas en portugués; en uno de ellos, el poeta, que transitaba en el andén de una parte de la ciudad, encontró la librería de un señor de Portugal y entró en ella.
En otro poema le pide al conductor del auto que lo lleve a una plaza, en París, y le da el nombre.
Poemas cortos, todos.
Algunos hablan de veredas que conducen a algún sitio; de hecho solo las menciona. En uno de estos se lee “Ilke”, o algo así, y al concluir la frase acota: “pero esto es una ilusión”. Lo cual me aclaró que los demás sitios no son ilusión.
Un poema breve de estos sí lo recuerdo: “Una mueca es también un poema”. El único poema que casi recuerdo completo.
La frase-verso de este poema de un solo verso termina en “mueca”, pero la idea es “una mueca también es un poema”; por eso reconozco que la construcción de la frase se me escapa.
Otro, algo así como “una vereda conduce a una sonrisa”. No se en que parte de la tierra habrá una vereda así; tendría que tener, según entiendo, floresta a los lados y plantíos con flores, aromas, diamantadas hojas, y amplitud, por lo menos lo suficiente para que dos personas caminen juntas por ella y se abran paso a una tercera persona. O nos conduzca al más limpio espacio con deseos de volar.
No terminé de leer el libro porque desperté. Así son mis sueños últimamente, muy breves, porque despierto a cada rato; pero son muy intensos.
El libro estaba editado en papel periódico, de un grosor que es de mi agrado; por eso pasaba las páginas con rapidez, lo mismo que por la brevedad de lo escrito, por el tamaño de la letra y por la escritura en una sola cara de la foja.
Neruda aún vive. Pensé en el editor que le pide sus nuevos escritos para publicarlos, pero, sin llegar a la parte del libro en que se indican todos esos datos, no pude saberlo. También pensé en por qué solo con Neruda hacen tales cosas los editores y no conmigo. Y dado tales poemas, surgió
en mi mente que aparecerían, (en este u otros libros del poeta), poemas cortos que yo escribo: -“Tal como va Neruda, acabará escribiendo versos míos.”
Lo que resuelve este asunto es que Neruda se reparte mucho; es un poeta multitudinario.
Es todo lo que recuerdo, porque como ya mencioné, últimamente mis sueños no duran mucho, pero sí son intensos. Por eso me queda la sensación de que todo eso es real.

Balbuceos

gallos2