GÜIRI GÜIRI

Letras de oro
Kijadurías 

 En su discurso la ironía fue algo más que la mueca
del disgusto, una actitud de orgullosa paciencia
(ante la hostilidad de un mundo hueco.
Su testamento fue tan pobre, tan ordinariamente
pobre que las palabras tomaron el sabor, sabor
(amargo de monedas falsas.
De allí su fama, su osadía, la daga peligrosa de su
(lengua.
Tanto vagabundaje. Tantos amores. A su paso las
(fieras salían a su encuentro,
pues amó como nadie, eso consta en su archivo,
(sus papeles, sus camisas rasgadas,
la mesa en que apuntó la suma de sus deudas.
Pobre y enjuto al final de su vida, mientras moría
(pensaba y repensaba
su única obsesión: Cambiar la vida. Vencer la muerte.

Todos los rumores 

Letras de oro kijadurias