El sigilo del culpable

Escrito por David Duke (https://resistenciamusical.wordpress.com/2021/04/17/el-sigilo-del-culpable/)

El artista salvadoreño que ha viajado por el mundo y vivido experiencias interminables, a quien culpan de todo, al que lo colecionan un par de miembros de realeza en Europa, a quien culpan de ser amigo de Roque Dalton y a la vez de ser verdugo, de quien dicen que es un agente de lo oculto y quien es un mito viviente.

Sin duda, el último heredero de Salarrué, un personaje polémico desde los años 60 hasta la fecha, un amigo desidelogizado y libre al que no le han impuesto nada, ni el mercado ni las estéticas dominantes y mucho menos la fama y los amigos, ya que es especialista en ser un antihéroe de naturaleza humana.

Escribo sobre el genio Ricardo Humano o Ricardo Aguilar. Sé que a muchos de los que leerán estas líneas les causarán dolor mis palabras y sabrán en sus adentros muy bien de quien hablo, algunos novatos no creerán nada de lo que escribo, otros dirán que como es brujo ya me dio paja, ya que lo culpan de todo, hasta de lo que nunca ha hecho.

Ricardo es una mancha innegable en los procesos del arte salvadoreño, alguien a quien en su juventud no le importó capitalizar su obra ni su carrera; su obra fue quedando por donde pasaba en la vida, experimentando el milagro de vivir, y su pintura es el reflejo de esas experiencias.

Subestimado por muchos de los artistas de su época y de la época actual, visto como hippie o más bien jipy latinoamericano, han dejado pasar a un genio que prefiere el sigilo mientras se burla del tiempo y de las poses; cada vez que pinta en su estudio, produciendo una obra con carga humana y astral donde la mancha, línea o punto son base del pensamiento y del lenguaje, inicia con un viaje hacia lo desconocido, inevitable e inentendible para quienes desean el pragmatismo; pero para Ricardo es indetenible lo espiritual y la esencia de las cosas en sus lienzos, porque va más allá de lo que podamos comprender sobre el alma y lo intangible en su pintura.

El arte abstracto de Ricardo Humano se centra en el espíritu, abstrayéndose del total de la forma o figura para centrarse en lo esencial de la vida, la belleza, el destino, lo inmaterial del ser con sus características de la subjetividad, el color y la fluidez de la energía como herencia del movimiento, la perspectiva y, sobre todo, lo paranormal y esotérico de este mundo.

Una construcción que puede presendir del color, la figura, pero no de la energía.

Ricardo es un sentido contrario de lo establecido y para muchos el sentido contrario no hace sentido común. A lo que quiero llegar es a que, por alguna razón, este hombre que ha arado en la energía, cosecha obras con un sentido contrario de la estética, pero que nos hace equilibrio en el mundo de las ideas sin que este sea del mainstream del mundo del arte, siendo el lado oculto de la luna, pero con una riqueza que esconde bajo sus colores.

Es esencial saber que el hombre, más allá del mito, tiene una carrera y un fogueo como cualquiera de los artistas de su generación e incluso fue de esa tribu afincada en La Palma, donde nacen espíritualmente Llort, Óscar Soles, etc.

Pero también es necesario saber que Humano es un artista que se quita esos motes de maestro sin mirar hacia abajo. Al contrario de verte como joven inexperto, como lo hacen algunos tontos, este te mira como igual; esto revela el espíritu del humano que sin ataduras suelta su mente y se abre ante todas las posibilidades de la vida y de la energía que abre el paso en su pintura.