Introducción

Este libro es una pequeña parte de una serie de mensajes que empecé a recibir en el año de 1991 en una isla del Mediterráneo.

La fuente de conocimiento desde donde emanan estas palabras es evidente en cada uno de los mensajes.

¿Como recibí y recibo estas palabras? A través de un vértice de energía, un canal de luz, un canal de esperanza y sanación.

Decidí editar este libro primeramente en Cusco porque es un lugar de gran poder magnético y como tal atrae a buscadores de la luz y la verdad de todas las partes del mundo más allá de su raza, cultura o creencia. Cusco es el primer paso para revelar estas palabras al mundo y han sido publicadas en ingles y en español.

Estamos viviendo ahora en un mundo de grandes eventos que cambiaran la forma de los continentes. Estamos todos cercanos a experimentar un momento de verdad, un clímax.

Ha llegado el momento de elevarnos por encima de culturas, razas y creencias y empezar a realizar que somos hijos de un único Creador, el innombrable que soplo su aliento dentro del polvo y la ceniza de la que somos hechos.

Quien soy yo, Un simple ser humano, llamado Joaquín Ricardo Aguilar y que va con el pseudónimo de Humano. Solo soy un servidor de el como muchos otros alrededor del mundo que sirven la luz y la verdad desde su propia libertad.

Ahora este libro esta cubierto con el vuelo del Gran Espíritu.

El núcleo esta abierto. Entren

Humano

Cusco, 1999.

Fragmentos

  • Todos aquellos que den, recibirán. Lo semejante atrae lo semejante. Si tú has dado amor, serás amado. Si tú has dado esperanza, se te dará esperanza. Si tú has dado confianza, recibirás confianza. Si tú has ayudado a un amigo en necesidad, serás ayudado cuando lo necesites. Ama a tu vecino y tu vecino te amara a ti.
  • Profunda y mas profunda yace la verdad del mundo. Mira a tu alrededor.
  • Yo soy la voz de tu esperanza, la luz de tu fe
  • De mí no puedes esconderte. Yo estoy en todos lados. En todo momento, estoy aquí.
    ¿Así que a donde vas? La tierra ofrece muchos placeres. Yo ofrezco tiempo y espera.
    ¡Escoge
  • Las virtudes dan fortaleza. ¡Síguelas! Las virtudes dan fortaleza al alma y al espíritu. ¡Vívelas! Sigue el sendero de las virtudes diariamente. Esto es parte de tu misión. Paciencia, humildad, obediencia y caridad. Cuatro palabras, pero mucho más. ¡Vívelas diariamente, con amor! ¡Vívelas!
  • No es fácil amar y compartir continuamente. La bondad es difícil de alcanzar.
    Algunas veces, lo que el corazón quiere, la mente 1o interfiere, para esto existe la paciencia, para esto existe la humildad, pero sobre todo existen el amor y la verdad.
    Cada día tiene sus altos y bajos, cada día tiene sus recompensas internas. Mantén la calma.
  • Si, el amor anima, atrae lo mejor. La mejor sensación, la mejor emoción, el mejor gozo,
    los mejores pensamientos, la mejor intimidad, la mejor sinceridad, la mejor ambición.
    El abierto y desnudo corazón. El alma
  • Aprecia cada día tal como llega. Mira mas allá de todo horizonte, pues nunca sabes con quien te encontraras. Mantente preparado, aparta todo temor, toda ansiedad y remplázalos con amor, calma y paz. Puedes encontrarme a Mí. Puedes encontrar a un amigo. Puedes encontrar a un enemigo. Trátalos a todos de igual manera.